18 oct. 2016

¿Conviene tomar a mi hijo como confidente, paño de lágrimas o doctor corazón?


Varias veces, en mi consulta, me he encontrado con adolescentes, o incluso niños, a los que uno de sus papás acaba usándolos como paño de lágrimas, por ejemplo, luego de que el otro papá le ha sido infiel, o en general durante cualquier crisis o dificultad de pareja.

Tus hijos no son tus psicólogos

Bien lo dice la terapeuta familiar Denhi Chaney: "tus hijos no son tus psicólogos". Y tiene razón. Si tienes problemas con tu pareja, hay que arreglar las cosas con él o ella; ahí están también los amigos o la familia adulta de confianza para escucharte o acompañarte, si es que es necesario; o, por último, ahí hay psicólogos con quienes puedes hablar sin absolutamente ningún tapujo para ver cómo resolver el asunto; pero los hijos no están para eso.

Nosotros estamos para cuidar, proteger y escuchar a nuestros hijos, no al revés

Hay que recordar que nosotros somos los papás y ellos los hijos. Es decir, ellos son nuestra responsabilidad, no al revés, nosotros no somos responsabilidad de ellos; nosotros somos los papás y estamos para cuidarlos, no al revés, ellos no están para cuidarnos a nosotros. Asimismo, al ser sus papás, nosotros estamos para escucharlos y apoyarlos en la resolución de sus problemas, no al revés, ellos no están para escuchar nuestros rollazos de adultos ni menos para resolvérnoslos.

El mundo al revés

Hacer las cosas al revés es tan chocante como que tú fueras al psicólogo, abrumado por alguna situación y dificultad, y el psicólogo acabe contándote sus problemas. ¡Y encima le tienes que pagar! Algo así es, es el mundo al revés.

Recomendación

Así que ya sabemos, si estamos pasando por problemas de pareja y necesitamos conversar con alguien más, acudamos a los adultos que nos rodean, y sigamos cuidando, protegiendo y escuchando a nuestros hijos. Ya les llegará a ellos la hora de ser padres o de cuidar de alguien; ahora todavía no es el tiempo.

Referencia

Chaney, Denhi (2016). ¿Cómo afecta a los hijos una infidelidad en el matrimonio? Online: https://familias.com/2628/como-afecta-a-los-hijos-una-infidelidad-en-el-matrimonio


Diego Fernández Castillo
Psicólogo – psicoterapeuta
Colegio de Psicólogos del Perú 19495

diego.fernandezc@pucp.edu.pe

2 oct. 2016

Ya no te voy a querer


Las psicólogas Ana María Baltazar y Celia Palacios (2011) nos recuerdan lo inconveniente que puede ser condicionar el cariño por los hijos.

Cuando los papás les decimos a nuestros hijos cosas como "si no haces tal cosa ya no te voy a querer", o "ya no te quiero porque te has portado mal", les estamos enseñando que el amor está condicionado a si el otro hace lo que queremos y también que el amor es tan inestable que realmente uno puede dejar de amar a alguien de un momento a otro.

Inseguridad y baja autoestima

Baltazar y Palacios precisan que esto puede generar inseguridad y puede afectar el desarrollo de la autoestima del niño. ¿Por qué? Porque le estamos diciendo que él es susceptible de ser amado solo si obedece, si complace a la otra persona o si da algo a cambio. Le estamos diciendo que él no es susceptible de ser amado por él mismo.

Yo aquí me imagino también la cólera que debe sentir el niño pequeño. Las personas que más ama (sus papás) le están diciendo que él mismo, independientemente de sus acciones, no vale nada. Pongámonos en su lugar. Si nuestra pareja o alguien a quien amamos mucho nos dijera esto, ¿no nos daría rabia? Además de la tristeza, yo me imagino también la cólera que podría sentirse. Por eso tal vez muchos niños parecen hacer justamente lo contrario de lo que se les dice, porque tal vez algo los está enfureciendo.

Recomendación

Baltazar y Palacios nos recuerdan también la recomendación básica frente a este tema. los niños necesitan saber que si se portan mal sus papás podrán enojarse con ellos, pero nunca dejarán de amarlos. Una cosa no quita la otra.

Si los niños tienen claro esto se sentirán más seguros con sus papás, tendrán más confianza para contar los sucesos y mentirán menos, ya que tendrán menos miedo, puesto que tendrán la certeza de que el amor de sus papás estará allí, pase lo que pase.

Referencia

Baltazar Ramos, Ana María & Palacios Suárez, Celia (2011). Consejos prácticos para la educación de los hijos. México D. F., México, Editorial Trillas. Páginas 24, 25.


Diego Fernández Castillo
Psicólogo – psicoterapeuta
Colegio de Psicólogos del Perú 19495

diego.fernandezc@pucp.edu.pe