25 ago. 2016

Los niños con smartphones o tablets en la habitación tienen peores hábitos de sueño


En noviembre del 2014, la revista Pediatrics publicó un estudio científico en el que se veía cómo es que los niños con tablets y celulares en la habitación desarrollaban peores hábitos de sueño en comparación con los niños que no los tenían. Los autores concluyeron que había que tener mucha cautela con esto del uso irrestricto de estos dispositivos por parte de los niños.

Lamentablemente para la gente de habla castellana, este estudio está en inglés. Pero felizmente, la página Neurología, publicó una nota en la que nos resume y nos explica este estudio en un lenguaje sencillo. Aquí el enlace:


Como debe ser siempre, el portal Neurología pone al pie de su nota, el link hacia el artículo original en Pediatrics.

Dispositivos en la habitación

Entre los profesionales de salud, existe más o menos un consenso: la presencia de dispositivos electrónicos en la habitación genera problemas. Y esto es así tanto en niños como en adultos.

Entre los profesionales de salud, están aquellos que piensan que la habitación es un espacio que solo tendría que ser utilizado para descansar y para tener intimidad. Según esta opinión, en las habitaciones no se tendría que poner televisores, computadoras o consolas de videojuegos, por ejemplo. Por último, si no se tiene opción, se recomienda que los aparatos se desconecten y se mantengan apagados antes de dormir.

Estos profesionales tienen sus razones, y algunas son muy válidas: por ejemplo está el tema de la contaminación electromagnética y su posible asociación con enfermedades. También está el asunto de que la luz generada por las pantallas del televisor, de la computadora, de la tablet o del celular, engañan al sistema nervioso, haciéndole creer que aun no es hora de descansar. El sistema nervioso de la mayoría de personas prepara al cuerpo para el descanso cuando hay oscuridad, y prepara el cuerpo para la actividad cuando hay luz. El uso de las pantallas de los dispositivos electrónicos trastocaría este proceso natural, restándole calidad al descanso de los usuarios, que, como consecuencia, sienten cansancio, o sienten que se levantan en la mañana igual o más cansados de los que se acostaron la noche anterior.


Con respecto a los niños y adolescentes menores, la recomendación general es que se ponga restricciones al uso de dispositivos electrónicos. Una de estas restricciones tiene que ver con los horarios de uso (hasta qué hora se puede usar el dispositivo) y otra tiene que ver con el espacio (dónde se usa). De esta manera se controla que los niños no se acuesten con el celular o la tablet encima de sus ojos.

Por supuesto ninguna de estas recomendaciones sirve si es que los papás no dan el ejemplo, y esta suele ser la parte más complicada. Los adultos de esta época estamos muy acostumbrados al uso sin restricción de nuestros dispositivos. ¿Cómo inculcar control si nosotros mismos, los adultos, no nos lo ponemos?

22 ago. 2016

La humillación: aprendizaje a un costo demasiado alto


Aquí les recomiendo un artículo importante que habla acerca de la humillación: desde los famosos "¡te lo dije!", hasta la acción de resaltar el error frente a otras personas o incluso la burla por el mismo.

Muchos papás, seguramente con buenas intenciones, pueden llegar a incurrir en esto de avergonzar a sus hijos, "para que aprendan". También muchos profesores lo hacen. Efectivamente, la persona va a recibir un estímulo muy desagradable y doloroso, que es la verguenza o la humillación o la burla o la ironía. Efectivamente, pueda que la persona aprenda de ese error, ya que la consecuencia fue muy desagradable. Sin embargo, en este artículo nos explican cómo es que la humillación daña a la persona. En otras palabras, se paga un daño por un aprendizaje, cuando tal vez no sea necesario pagar un precio tan alto.

Aquí el enlace:

 

11 ago. 2016

A alguien a quien se ha amado no se lo olvida en una semana

A este cartelillo lo he visto rondando por las redes sociales. Lo he cortado porque abajo sale la dirección de una de las páginas de Facebook y no me parece hacerle el cherry a una página que no sé de qué va:


El asunto es que lo que dice ahí es muy cierto. Está hablando de un proceso que se llama "duelo". El duelo es un proceso depresivo normal en la vida de todo ser humano y se activa cuando la persona pierde algo o a alguien importante. En este caso están hablando de perder a alguien amado. Puede ser una relación de pareja, o alguien que amado que muere, o que se va lejos, o que se aleja por conflictos.

Después de una pérdida así es completamente normal y lógico entrar en un periodo de depresión, de tristeza, de cólera, de desgano, de desmotivación, o de falta de disfrute de la vida; es algo tan normal como el embarazo o la primavera. Lo raro sería que después de perder a alguien a quién se ha amado, la persona no sienta nada y se la pase feliz de la vida, o neutro, como si nada hubiera pasado.

Cuando la pérdida es de alguien muy importante para la vida de la persona, este proceso de duelo puede durar aproximadamente entre 6 meses y un año. Este tiempo será una época triste, de dolor. Cuando pasa mucho tiempo y la persona sigue sufriendo por la pérdida y esta sigue afectando su vida, ahí sí ya estaríamos hablando de un duelo patológico, y ahí sí se requiere atención profesional. Aunque muchas personas también acuden a psicoterapia estando en proceso de duelo normal, porque quieren sentirse mejor pronto y superar la pérdida lo mejor posible. Esto también es perfectamente válido y suele ser una buena estrategia.

Al ser amado que ya no está con nosotros no se lo olvida en una semana. Algunas personas pueden querer creer que esto es posible, pero de ser así se me ocurren dos opciones: o no se amó en realidad a quién se ha ido (de tal forma que no afecta su ausencia), o la persona se está negando a sentir la pena y la cólera producto de la pérdida. Esto último sí es un problema. Desaparecer este tipo de sentimientos no es posible. Cuando parece que sucede esto, los sentimientos bloqueados se expresan de otra forma, por ejemplo a través del cuerpo, adquiriendo alguna enfermedad, síntoma o problema de salud, entre otras desviaciones y vías alternativas a la vivencia genuina del duelo.


Puedes seguir leyendo acerca de esto: http://www.rumbonorte.pe/2016/09/la-tristeza-por-la-perdida-de-un-ser.html

3 ago. 2016

La depresión podría ser la primera causa de discapacidad en la siguiente década


Sé de muchas personas que todavía le dan poca o ninguna importancia a la salud psicológica. En contraste con estas opiniones, desde la década del 60 del siglo pasado, los profesionales de salud se van dando cuenta poco a poco que la salud psicológica es fundamental. Hay incluso la opinión de que casi todas las enfermedades o padecimientos físicos ven su origen en algún padecimiento psicológico. También están los radicales (y no lo digo en términos despectivos) que creen que todas, absolutamente todas, las enfermedades físicas tienen un sustrato psicológico, incluso las virales o genéticas, y tienen sus razones para afirmarlo.

El hecho es que hay muchas personas que no le dan importancia a la psicología humana. Hay incluso gente que la niega ("yo no creo en la psicología"), si es que eso es todavía posible.

Pues bien, resulta que, si nada cambia radicalmente el rumbo de los acontecimientos, parece que la depresión, un padecimiento psicológico, va a coronarse como la primera causa de discapacidad en el mundo entre el 2020 y el 2030, sí, por encima del cáncer, del SIDA y de todos los demás padecimientos que podamos enumerar, lo que ya es bastante. De hecho, parece que en la población mundial adolescente, la depresión ya es la primera causa de discapacidad.


La psicología y los padecimientos psicológicos no son cosa de juego o de poca importancia. Ya vemos cómo la falta de atención a estos temas está generando la mayor parte de problemas de discapacidad en todo el planeta. Si no queremos formar parte de estas estadísticas, hay que prestarle atención y darle cuidado a esta área tan importante de nuestra salud.

A modo de ilustración, aquí les dejo un artículo sobre el tema (este viene desde España):