10 sept. 2014

Recomendaciones del FBI para proteger a los chicos de delitos sexuales por Internet


Hemos recibido un par de preguntas por e-mail con respecto al tema de redes sociales y niñez que hemos venido tocando en entradas anteriores. Básicamente se trata de cómo tratar con un hijo que ya es usuario de redes sociales, como Facebook, Youtube, Ask o Google Plus, pero que no debió haber accedido por tener menor edad de la que estos servicios aceptan o que, teniendo la edad, es aun adolescente.

En esta entrada, por ejemplo, un lector nos preguntaba si le aconsejábamos cerrarle la cuenta al menor. Nosotros le respondimos que no, que eso sería contraproducente, que si ya es usuario, ya no hay vuelta atrás. Más bien lo que hay que hacer es acompañarlo en el uso de estos recursos. Pero, ¿cómo acompañarlo? ¿Qué hacer para acompañarlo correctamente?

Pues bien, aquí les queremos recomendar esta pequeña lectura. Son algunas recomendaciones que da el FBI, institución que atiende constantemente casos de abuso a menores de edad en redes sociales en EEUU, a los papás que tienen hijos que utilizan redes sociales. Se esté o no se esté de acuerdo con todos los puntos que se mencionan, se trata de una opinión muy válida, y además dada por una institución con muchísima experiencia en estos asuntos.

Por otro lado, consideramos que estas recomendaciones deben aplicarse en un clima de confianza con el menor, sin autoritarismo, de lo contrario los papás o apoderados se convertirían en entes muy policíacos o perseguidores en casa, lo que podría animar, especialmente a los adolescentes, a hacer justamente lo contrario de lo que se les está recomendando.

Sin más, éste es el link:

http://www.fbi.gov/espanol/historias/redes-sociales-protege-a-tus-hijos-de-predadores-sexuales

Por cierto, como curiosidad: el FBI tiene una participación importante en la trama de la película abanderada de este tema para nosotros: Trust (o Inocencia Interrumpida, como fue traducido su título al español).

2 sept. 2014

Mandalas


Hace tiempo llegó a nuestras manos una separata sin firma con un texto bastante básico y práctico acerca de los mandalas. Hemos querido compartir este material aquí. Viendo por Internet nos hemos encontrado con alguna web que posee algún texto parecido, pero no igual, así que procederemos a copiar y pegar el texto que llegó a nosotros, con algunas correcciones en la redacción de parte nuestra.

Antes de empezar, diremos, para los que no lo saben, que un mandala es una figura circular concéntrica, como las que figuran en las imágenes que ilustran esta entrada, con diversos diseños dentro. Provienen de tradiciones espirituales antiguas de diversas culturas, y desde el siglo XX se usan también en el ámbito de la salud mental. Pintar mandalas (diseñados por uno mismo o por otros autores) parece que trae efectos positivos para la salud de las personas.

En nuestro país (Perú), todavía se venden poco en librerías, aunque se pueden encontrar fácilmente en cantidad limitada. En otros países sí pueden abundar las publicaciones que ofrecen mandalas para pintar, e incluso se pueden llegar a vender en quioscos de periódicos.


Sugerimos a nuestros lectores que tomen este artículo como un texto de autoayuda. Por tanto a él se aplican las mismas sugerencias que dimos en esta entrada: "Libros de autoayuda: para qué sirven y para qué no".

Sin más preámbulo, éste es el texto que queremos compartir:

 
Mandalas
 
Desde un punto de vista más espiritual o psicológico, se dice que es un arte energético que nos ayuda a desarrollarnos y a conocer nuestro yo interior. De esa manera, a través de las formas representadas, los colores utilizados, las imágenes que plasmamos, expresamos lo que tenemos en el inconsciente, dándonos una idea de nuestro verdadero yo.
 
Carl Gustav Jung fue la persona que acercó el mandala a occidente, porque ya existía desde tiempos remotos en la India (desde donde se propagó hacia las culturas orientales), en América y Australia, es decir es algo que se ha representado desde el principio de los tiempos en todas las culturas.


Según Jung, dentro de los mandalas representamos todo nuestro ser, tanto lo consciente como lo inconsciente. Afirma que las personas tenemos unos arquetipos que son parte de la memoria colectiva, que vamos utilizando en nuestra vida diaria según las circunstancias, y que quedan representados en dichos dibujos.
 
En resumen diremos que el mandala es un dibujo a través del cual exponemos nuestro inconsciente, expresamos nuestro yo interior y con el cual podemos estudiar nuestra situación personal.
 
Para que esto sea efectivo y poder explicar los mandalas que realizan las personas, Jung utiliza todos los elementos y símbolos que han quedado plasmados en dicho dibujo mandálico a la hora de realizarlos: formas y colores.
 
Consejos para realizar los mandalas
 
Para los no iniciados es conveniente empezar en primer lugar coloreando los mandalas. Con algo más de experiencia podremos crear nuestros propios mandalas.
 
Lo primero y más importante es el estar relajado. Para ello se aconseja, antes de comenzar a pintar o crear nuestro mandala, poner una música y realizar una relajación. Esto nos hará estar más abiertos a los que nos dicte nuestro interior. Nunca hay que forzarse, hay que dejarse llevar por la intuición, tanto a la hora de elegir colores como a la hora de realizar los dibujos y las formas.
 
Dentro de las múltiples técnicas de relajación orientales, se encuentra la de pintar mandalas, los cuales son publicados en libros parecidos a los libros de colorear de los niños, donde viene el mandala dibujado únicamente con líneas y el resto en blanco, dispuesto para colorear. Esta técnica de relajación no requiere ninguna disciplina expresa, como puede serlo en otras, ya que quien está haciéndolo lo colorea según sus gustos estéticos e imaginativos. La pueden realizar personas de cualquier edad, siendo además que fortalece la creatividad.

  
- Los mandalas son un método de curación para el alma.
- Los mandalas son la fusión del cuerpo, el espíritu y el alma.
- Le ayudan a descubrir su propia creatividad.
- Se descubrirá a sí mismo y la nueva realidad que le rodea.
- Vencerá la rutina y al estrés más fácilmente.
- Se tranquilizará y ganará en confianza y serenidad.
- Contacto con tu esencia.
- Te expresarás mejor con el mundo exterior.
- Ayuda a expandir tu consciencia.
- Desarrollo de la paciencia.
- Despertar de los sentidos.
- Es probable que comiences a ver lo que está a tu alrededor con otros ojos.
- Empiezas a escuchar la voz de tu intuición.
- Te aceptarás y te querrás más.
- Te curarás física y psíquicamente.
 
¿Cómo pintarlos?
 
Busca un lugar tranquilo y observa detenidamente tu mandala. Concéntrate en él. Es conveniente empezar a pintarlo de afuera hacia adentro. Esto nos representa el autoconocimiento, desde lo externo hacia nuestro centro, hacia nuestro interior. Decide la dirección en que vas a pintarlo y trata de mantenerla.
 
Al elegir los colores puedes hacerlo de manera intuitiva. No importa que no combinen los colores entre sí. De esta manera podrás descifrar tu estado de ánimo. También podrás hacerlo eligiendo los colores y tratar de cambiar tu estado de ánimo de ésta manera.
 
Tal vez te dé sueño en el proceso. Si estabas tenso, el mandala está cumpliendo con la relajación, es normal. En este caso es preferible dejarlo y disponerte a dormir. Si no terminaste el mandala, déjalo así. La próxima vez que quieras pintar uno, elige uno nuevo, con colores que vayan más acorde con tu estado de ánimo en ese momento.
 
Si quieres que el mandala te guíe para el autoconocimiento, no pienses en formas ni colores; deja que solo te vaya guiando, haciendo lo que en ese momento te nazca de manera intuitiva.
 
Las formas y sus significados
 
Los mandalas no son simples dibujos de colores. Todos los elementos que en ellos se integran tienen un significado. Conoce algunos de los más utilizados:
 
- Círculo: movimiento, lo absoluto, el verdadero yo.
- Corazón: sol, amor, felicidad, alegría, sentimiento de unión.
- Cruz: unión del cielo y la tierra; vida y muerte; lo consciente y lo inconsciente.
- Cuadrado: procesos de la naturaleza, estabilidad, equilibrio.
- Estrella: símbolo de lo espiritual, libertad, elevación.
- Espiral: vitalidad, energías curativas, búsqueda constante de la totalidad.
- Hexágono: unión de los contrarios.
- Laberinto: implica la búsqueda del propio centro.
- Mariposa: autorrenovación del alma; transformación y muerte.


- Pentágono: silueta del cuerpo humano, tierra, agua, fuego.
- Rectángulo: estabilidad, rendimiento del intelecto, la vida terrenal.
- Triángulo: agua, inconsciente (hacia abajo), vitalidad, transformación (hacia arriba), agresión hacia uno mismo (hacia el centro).

¿Qué quieren decir los colores?

El uso de los colores en los mandalas también tiene un significado especial. Su so está relacionado con el estado de ánimo de quien los pinta o dibuja. Descubre lo que esconde cada tonalidad:

- Blanco: nada, pureza, iluminación, perfección.
- Negro: muerte, limitación personal, misterio, renacimiento, ignorancia.
- Gris: neutralidad, sabiduría, renovación.
- Rojo: masculino, sensualidad, amor, arraigamiento, pasión.
- Azul: tranquilidad, paz, felicidad, satisfacción, alegría.


- Amarillo: sol, luz, jovialidad, simpatía, receptividad.
- Naranja: energía, dinamismo, ambición, ternura, valor.
- Rosa: aspectos femeninos e infantiles, dulzura, altruismo.
- Morado: amor al prójimo, idealismo, sabiduría.
- Verde: naturaleza, equilibrio, crecimiento, esperanza.


- Violeta: música, magia, espiritualidad, transformación, inspiración.
- Oro: sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad.
- Plata: capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar.

Psicológicamente, los mandalas representan la totalidad de nuestro ser. Dado que reflejan la psique humana, cada persona responde a ellos instintivamente, más allá de su edad, género, raza, cultura, etc.

Cuando nosotros trabajamos con los mandalas, es decir, si los dibujamos, si los pintamos, si caminamos sobre ellos, etc., puede asemejar un viaje hacia nuestra esencia, iluminando zonas del camino que hasta entonces habían permanecido oscuras y hasta ese momento ocultas, permitiendo que brote la sabiduría de nuestro inconsciente.

El mandala es una puerta hacia la institución más íntima del ser humano, representa la condensación ordenante del universo. Mediante su diseño, contemplación y meditación, el ser humano accesa con lo espiritual y se hace parte del todo armonioso, trascendiendo sus limitaciones presentes y las ataduras a su mundo material y conceptual.

Otras utilidades

Los mandalas son útiles para la concentración, activación de la energía positiva, energetización de lugares, meditación profunda para elevar el nivel de conciencia, expander la capacidad de la mente y la memoria.

Dentro de una casa mejora la captación de energía y crea un ambiente de armonía y balance. También nos sirve para transmutar la energía negativa en positiva. En el negocio atraerá la abundancia y prosperidad. Para la salud, nos protegerá de las energías negativas del entorno.

Los mandalas pueden ayudarte en el equilibrio de los chakras. En ese caso habrá que elegir el color adecuado, dependiendo de la cualidad que se quiere trabajar. El mandala enviará impulsos a la mente, llegando a los receptores del cerebro, en donde se procesará y se obtendrá una reacción.

Son muchos los beneficios que podemos tomar de un mandala. Lo mínimo que puede hacer por nosotros es ayudaros a centrarnos cuando sufrimos de alguna alteración nerviosa. Nos ayuda a relajarnos y a encontrar la paz en medio de las dificultades, y eso, en medio de un mundo tan complejo y conflictivo, resulta bastante.