18 feb. 2017

El poder de la adicción y la adicción al poder


Encontré este vídeo en una página que me recomendaron. Se trata de una conferencia brindada en Brasil por el médico húngaro canadiense Gabor Maté en el 2012, en la que habla acerca de las adicciones. La conferencia dura 18 minutos y está dirigida al público en general, de tal forma que todos podemos entenderla. Les recomiendo escuchar a este autor que tiene cosas interesantes qué decirnos acerca de este problema.
 

 
Me interesa recalcar algunas cosas a las que se refirió Maté:
 
- Las adicciones en general funcionan como analgésicos, y los analgésicos tiene la función de aliviar el dolor. El real problema aquí no es tanto la sustancia o la adicción, sino el dolor, el sufrimiento que está viviendo la persona. Maté menciona abusos sexuales en la niñez, negligencia en la crianza, abuso físico, abandono emocional, etcétera, como generadores de sufrimiento constante. Incluso menciona cómo las guerras o la violencia, al afectar a las madres (y padres), también generan experiencias de sufrimiento emocional en los bebés y en los niños, que desarrollan así mayores riesgos de generar una adicción en el futuro.
 
- Las adicciones estimulan la producción y recepción de sustancias en el sistema nervioso que brindan motivación y ganas de vivir (dopamina). La pregunta es: ¿cómo es que las personas con adicciones han perdido esta motivación, este empuje, estas ganas de vivir y de hacer cosas, de tal manera que necesitan que algo externo se las brinde?
 
- Las adicciones también estimulan la producción y recepción de endorfinas, analgésicos naturales que produce nuestro cuerpo que también tienen la función de posibilitar el apego entre padres e hijos y la experiencia de amor, en general. De la misma manera, aquí la reflexión que toca es: ¿qué pasó, cómo así las personas con adicciones necesitan que algo externo a ellos les brinde la posibilidad de sentir ese apego o ese amor que tendrían que poder sentirse, recibirse o experimentarse de forma natural?
 
Les recomiendo nuevamente ver el vídeo completo, ya que dice más cosas importantes al respecto. Incluso salta a ligar este tema con asuntos de escala mundial que nos competen a todos. Especialmente recomiendo ver este vídeo a las personas que tienen a alguien cercano con una adicción o quienes padecen de esto.
 

8 ene. 2017

Dos artículos muy recomendados sobre maltrato físico a los niños


Me encontré recientemente con un artículo muy inteligente y estupendamente argumentado en el blog de la psicóloga argentina Natalia Liguori. El artículo habla sobre el maltrato físico a los niños por parte de los papás. Aquí el enlace:


Por si acaso, "chirlo" parece indicar "nalgada". Me imagino que así le dicen en Argentina.

Ya desde el inicio, la entrada comienza de forma arrolladora, con un epígrafe de Rosa Jové que dice:

"Todos los niños son seres humanos. No se pueden utilizar con ellos medios, modos y métodos que no serían aceptables en otro ser humano."

La verdad es que el epígrafe es irrefutable, así de sencillo, por lo menos en toda sociedad que se rige por la democracia y el estado de derecho. Sí, y repito, no veo forma lógica de refutar esa cita en nuestro contexto, a menos que cambiemos las reglas que nos rigen, de tal manera que nosotros también podamos ser golpeados o castigados físicamente de forma legítima por nuestras faltas.

La entrada empieza de forma arrolladora, como dije, y continua así durante toda la nota. El artículo es muy inteligente y es una de las mejores argumentaciones que he leído acerca de este tema dirigidas al público en general, así que lo recomiendo a todos.

Las respuestas en contra por parte de los lectores


Pero la cosa no queda ahí. También recomiendo la respuesta que la autora dio a algunos comentarios que suscitó su artículo, cuando fue compartido en su momento. Todas respuestas simples y, otra vez, muy inteligentes. Aquí el enlace:


Sugiero tomar en cuenta lo que dice esta autora. Sus fundamentos son muy serios y además nos brinda un sustento científico, de tal manera que esta no es una cuestión de "opinión", es cuestión de que la profesional sabe muy bien de lo que está hablando y vale la pena escucharla.

17 dic. 2016

¿Cómo reaccionar ante los berrinches?

En Facebook vi rondando esto por ahí. No sé de qué calidad será el resto del contenido de esa web, pero esta imagen está bastante bien, y los papás de niños berrinchosos bien podrían colocarla de fondo de escritorio o algo así, ya que creo que les serviría de mucho.


Puntos muy importantes que quiero resaltar:

- Evitar golpear o castigar físicamente.

- Los niños de esa edad están desarrollando su pensamiento moral y su manejo de los sentimientos de culpa. Es mejor evitar obligarlos a disculparse (es algo así como que la fruta todavía está verde). Si todo sale bien, ellos solos acabarán haciéndolo en algún momento.

- Hay que tener empatía, recordar que se trata de un niño pequeño y que es un ser que todavía está aprendiendo a contener sus impulsos. Hay que ponernos en sus zapatos, no como adultos, sino como los niños que algún día fuimos.

- El adulto eres tú. No es posible enseñarle control a través del descontrol.

- Si no funciona nada, es necesario acudir a un profesional.

15 nov. 2016

La falta de sueño y el sobrepeso


Dormir lo necesario (7 u 8 horas en adultos) trae una variedad de beneficios a la salud de las personas. Por el contrario, dormir menos de lo que el cuerpo necesita trae una serie de consecuencias indeseables. Una de ellas es la generación de un mayor riesgo a desarrollar sobrepeso u obesidad. Por ejemplo, las personas que duermen menos de lo necesario tienden a realizar menos actividad física y suelen experimentar un aumento del apetito.

Un indicador de que la salud está afectada

El sobrepeso, y más aun la obesidad, por lo general, son indicadores de que la salud de la persona presenta problemas. En parte es por eso que las personas que tienen sobrepeso u obesidad también pueden sufrir una serie de consecuencias psicológicas negativas, como baja autoestima, problemas de ansiedad o algunos tipos de depresión, y esto también se relaciona con la interacción con las demás personas y con la comunidad en general, e incluso con la vida sexual o de pareja.

Es por ello que normalmente las personas no desearíamos tener sobrepeso y muchas que ya lo tienen buscan revertir la situación. Una manera de minimizar los riesgos de caer en este problema es cuidando nuestro sueño y criando a los niños de manera que también aprendan a cuidar el suyo.

Asimismo, si la persona ya presenta sobrepeso y está intentando bajar kilos, tiene que cuidar su sueño. Dormir menos de lo que el cuerpo necesita puede impedir que la persona baje de peso, a pesar de las dietas y las rutinas de ejercicio físico. Son muy frecuentes estos casos de personas que realizan acciones para bajar de peso y no lo logran, con la consecuente frustración, malestar y desesperanza que ello origina. La falta de sueño es uno de los hábitos que provocan esta situación.

Referencia

Friedman, Jackelyn (2014). Cinco hábitos que te impiden bajar de peso. En línea: http://blogs.publimetro.pe/buenbocado/2014/10/cinco-habitos-que-te-impiden-bajar-de-peso.html


Diego Fernández Castillo
Psicólogo – psicoterapeuta
Colegio de Psicólogos del Perú 19495

diego.fernandezc@pucp.edu.pe

18 oct. 2016

¿Conviene tomar a mi hijo como confidente, paño de lágrimas o doctor corazón?


Varias veces, en mi consulta, me he encontrado con adolescentes, o incluso niños, a los que uno de sus papás acaba usándolos como paño de lágrimas, por ejemplo, luego de que el otro papá le ha sido infiel, o en general durante cualquier crisis o dificultad de pareja.

Tus hijos no son tus psicólogos

Bien lo dice la terapeuta familiar Denhi Chaney: "tus hijos no son tus psicólogos". Y tiene razón. Si tienes problemas con tu pareja, hay que arreglar las cosas con él o ella; ahí están también los amigos o la familia adulta de confianza para escucharte o acompañarte, si es que es necesario; o, por último, ahí hay psicólogos con quienes puedes hablar sin absolutamente ningún tapujo para ver cómo resolver el asunto; pero los hijos no están para eso.

Nosotros estamos para cuidar, proteger y escuchar a nuestros hijos, no al revés

Hay que recordar que nosotros somos los papás y ellos los hijos. Es decir, ellos son nuestra responsabilidad, no al revés, nosotros no somos responsabilidad de ellos; nosotros somos los papás y estamos para cuidarlos, no al revés, ellos no están para cuidarnos a nosotros. Asimismo, al ser sus papás, nosotros estamos para escucharlos y apoyarlos en la resolución de sus problemas, no al revés, ellos no están para escuchar nuestros rollazos de adultos ni menos para resolvérnoslos.

El mundo al revés

Hacer las cosas al revés es tan chocante como que tú fueras al psicólogo, abrumado por alguna situación y dificultad, y el psicólogo acabe contándote sus problemas. ¡Y encima le tienes que pagar! Algo así es, es el mundo al revés.

Recomendación

Así que ya sabemos, si estamos pasando por problemas de pareja y necesitamos conversar con alguien más, acudamos a los adultos que nos rodean, y sigamos cuidando, protegiendo y escuchando a nuestros hijos. Ya les llegará a ellos la hora de ser padres o de cuidar de alguien; ahora todavía no es el tiempo.

Referencia

Chaney, Denhi (2016). ¿Cómo afecta a los hijos una infidelidad en el matrimonio? Online: https://familias.com/2628/como-afecta-a-los-hijos-una-infidelidad-en-el-matrimonio


Diego Fernández Castillo
Psicólogo – psicoterapeuta
Colegio de Psicólogos del Perú 19495

diego.fernandezc@pucp.edu.pe

2 oct. 2016

Ya no te voy a querer


Las psicólogas Ana María Baltazar y Celia Palacios (2011) nos recuerdan lo inconveniente que puede ser condicionar el cariño por los hijos.

Cuando los papás les decimos a nuestros hijos cosas como "si no haces tal cosa ya no te voy a querer", o "ya no te quiero porque te has portado mal", les estamos enseñando que el amor está condicionado a si el otro hace lo que queremos y también que el amor es tan inestable que realmente uno puede dejar de amar a alguien de un momento a otro.

Inseguridad y baja autoestima

Baltazar y Palacios precisan que esto puede generar inseguridad y puede afectar el desarrollo de la autoestima del niño. ¿Por qué? Porque le estamos diciendo que él es susceptible de ser amado solo si obedece, si complace a la otra persona o si da algo a cambio. Le estamos diciendo que él no es susceptible de ser amado por él mismo.

Yo aquí me imagino también la cólera que debe sentir el niño pequeño. Las personas que más ama (sus papás) le están diciendo que él mismo, independientemente de sus acciones, no vale nada. Pongámonos en su lugar. Si nuestra pareja o alguien a quien amamos mucho nos dijera esto, ¿no nos daría rabia? Además de la tristeza, yo me imagino también la cólera que podría sentirse. Por eso tal vez muchos niños parecen hacer justamente lo contrario de lo que se les dice, porque tal vez algo los está enfureciendo.

Recomendación

Baltazar y Palacios nos recuerdan también la recomendación básica frente a este tema. los niños necesitan saber que si se portan mal sus papás podrán enojarse con ellos, pero nunca dejarán de amarlos. Una cosa no quita la otra.

Si los niños tienen claro esto se sentirán más seguros con sus papás, tendrán más confianza para contar los sucesos y mentirán menos, ya que tendrán menos miedo, puesto que tendrán la certeza de que el amor de sus papás estará allí, pase lo que pase.

Referencia

Baltazar Ramos, Ana María & Palacios Suárez, Celia (2011). Consejos prácticos para la educación de los hijos. México D. F., México, Editorial Trillas. Páginas 24, 25.


Diego Fernández Castillo
Psicólogo – psicoterapeuta
Colegio de Psicólogos del Perú 19495

diego.fernandezc@pucp.edu.pe

20 sept. 2016

"Niños que se despiertan mucho de noche"


A veces los adultos nos ponemos tan ansiosos con los bebés que acabamos por meter la pata sin darnos cuenta.

Uno de los deseos más acariciados por los papás de niños pequeñitos es que estos duerman de corrido toda la noche, porque naturalmente eso les permite dormir bien a ellos.

Pues bien, en este artículo que recomiendo, que ya tiene sus años en internet, el pediatra Jesús Garrido García nos habla de cómo hacer para que nuestro bebé duerma más tiempo y mejor durante sus periodos de sueño.

Él no lo menciona claramente, pero en los dos "errores", como él los llama, hay en juego componentes psicológicos de los adultos. Estos dos "errores" son:

1) Creer que el niño se despertó cuando en realidad solo se está acomodando, y en consecuencia, despertarlo

Es interesante cómo juega aquí el componente de la ansiedad. El adulto está tan ansioso por atender a su hijo, que lo acaba por atender cuando no lo necesita, creando una necesidad donde antes no la había, ya que al despertarlo, lógicamente tiene que ocuparse ahora de dormirlo. Esto genera un empobrecimiento tanto del descanso del adulto, como del propio niño.

La regla que da Garrido García es clarísima: "si hace ruido, pero no llora y tiene los ojos cerrados, no hagas nada".

2) Dormir al niño con el biberón o la leche cada vez que se despierta

Naturalmente esto creará más interrupciones en el sueño de papás e hijo, pues habrá más orina, más deposiciones, más pañales qué cambiar y más malestar en la noche, además de que durante el día probablemente acabe por no comer bien, debido a la costumbre.

Me pregunto si aquí no está uno de las semillas de algunos problemas de crianza posteriores, como el "te compro lo que quieras para que dejes de hacerme berrinche" o "te doy un celular para que estés tranquilo" (¡y resulta que el niño tiene 3 años!) o, en general, "te consiento, te consiento, te consiento, porque creo que eso es lo que necesitas". Si esto que estoy pensando tiene cierta lógica, pues tenemos un ejemplo claro de cómo algunas problemáticas de la niñez, adolescencia y adultez pueden comenzar en periodos muy tempranos, en la alimentación, en el manejo del sueño, o en los cuidados primarios.

Les recomiendo que lean este artículo; es bastante claro y propone soluciones que, de resultar interesantes, pueden consultarse con el pediatra a cargo.

Aquí el artículo: